El espacio es la extensión tridimensional ilimitada en la que los objetos y eventos tienen posición y dirección relativas. El espacio físico a menudo se concibe en tres dimensiones lineales, aunque los físicos modernos suelen considerarlo, con el tiempo, como parte de un continuo ilimitado de cuatro dimensiones conocido como espacio-tiempo. El concepto de espacio se considera de fundamental importancia para la comprensión del universo físico. Sin embargo, continúa el desacuerdo entre los filósofos sobre si es en sí mismo una entidad, una relación entre entidades o parte de un marco conceptual.

Los debates sobre la naturaleza, la esencia y el modo de existencia del espacio se remontan a la antigüedad; a saber, a tratados como el Timeo de Platón, o Sócrates en sus reflexiones sobre lo que los griegos llamaban khôra, o en la Física de Aristóteles (Libro IV, Delta) en la definición de topos, o en la posterior «concepción geométrica del lugar» como «espacio qua extensión» en el Discurso sobre el lugar del erudito árabe del siglo XI Alhazen. Muchas de estas cuestiones filosóficas clásicas fueron discutidas en el Renacimiento y luego reformuladas en el siglo XVII, particularmente durante el desarrollo temprano de la mecánica clásica. En opinión de Isaac Newton, el espacio era absoluto, en el sentido de que existía de forma permanente e independiente de si había alguna materia en el espacio. Otros filósofos de la naturaleza, en particular Gottfried Leibniz, pensaron en cambio que el espacio era de hecho una colección de relaciones entre objetos, dadas por su distancia y dirección entre sí. En el siglo XVIII, el filósofo y teólogo George Berkeley intentó refutar la “visibilidad de la profundidad espacial” en su Ensayo hacia una nueva teoría de la visión. Más tarde, el metafísico Immanuel Kant dijo que los conceptos de espacio y tiempo no son conceptos empíricos derivados de experiencias del mundo exterior; son elementos de un marco sistemático ya dado que los humanos poseen y utilizan para estructurar todas las experiencias. Kant se refirió a la experiencia del «espacio» en su Crítica de la razón pura como una «forma de intuición pura a priori» subjetiva.

En los siglos XIX y XX, los matemáticos comenzaron a examinar geometrías que no son euclidianas, en las que el espacio se concibe como curvo, en lugar de plano. Según la teoría de la relatividad general de Albert Einstein, el espacio alrededor de los campos gravitacionales se desvía del espacio euclidiano. Las pruebas experimentales de la relatividad general han confirmado que las geometrías no euclidianas proporcionan un mejor modelo para la forma del espacio.

Entradas similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *