Una naturaleza insólita se abre paso en este parque regional

Sierra Espuña es un macizo montañoso de la Región de Murcia, España, perteneciente a la cordillera Bética, dentro de la Cuenca del Segura. El parque regional creado en ella protege 17 804 ha, de los términos municipales de Alhama de Murcia, Totana y Mula, pero el conjunto montañoso dispone de más de 25 000 ha, que abarcan los municipios de Aledo, Alhama de Murcia, Librilla, Mula y Pliego y Totana.​ Su máxima altitud es de 1 585 m en el Morrón de Totana.

Clima

Sierra Espuña disfruta en general de un clima mediterráneo de montaña, aunque matizado según la exposición a los vientos húmedos, el flujo de brisas, la insolación y la altitud que le corresponda. En general, las temperaturas medias anuales se sitúan alrededor de los 17 °C en las estribaciones de la Sierra. A partir de aquí, la temperatura media anual va descendiendo según se va ascendiendo. Las estimaciones para las cimas de Sierra Espuña, por encima de los 1500 msnm, se situarían en los 11 °C.

Respecto a las precipitaciones, los acumulados anuales se sitúan por encima de los 400 mm en la vertiente norte y zonas altas, pudiendo ser incluso superiores a los 500 mm en las zonas mejor expuestas a la entrada de vientos húmedos. En las zonas situadas a sotavento de estos vientos, sin embargo, las precipitaciones son en general menores, por debajo de la barrera de los 400 mm, sobre todo en las zonas más bajas de la parte oriental y meridional. Las precipitaciones se concentran normalmente en pocos días, principalmente en invierno, primavera y sobre todo otoño, pudiendo ser torrenciales en situaciones de gota fría, con valores superiores a los 100 mm en menos de 24 horas, pudiéndose ocasionar inundaciones locales y desbordamientos en cualquiera de las numerosas ramblas existentes.

La nieve, aunque no es habitual, puede caer en las cumbres y zonas medias-altas de esta sierra todos los años, fundamentalmente en episodios de entradas frías en invierno.

Flora

En Sierra Espuña podemos encontrar alrededor de mil especies vegetales distintas y el 33% del total de las especies encontradas en la Región de Murcia. De todas estas especies, 36 están protegidas por la legislación o bien tienen un peculiar interés botánico y biogeográfico, por lo que merecen especial atención. La especie arbórea que predomina es el pino carrasco a excepción de las zonas más altas donde predominan el pino laricio y el pino rodeno. También se encuentran, aunque en menor medida, encinares, quejigales y arces de Montpelier. En las cumbres, la vegetación destaca por su adaptación a condiciones meteorológicas extremas y viene representada por el piorno azul y la sabina mora.

  • En las ramblas y cerca de las fuentes:
    • Olmos
    • Chopos
    • Álamos
    • Madreselvas
    • Rosales silvestres
    • Zarzaparrillas
  • El sotobosque:
    • Coscoja
    • Lentisco
    • Espino
    • Enebro
    • Madroño
  • En las cumbres:
    • Piorno o cojín de monja
    • Sabina

Fauna

La composición faunística de Espuña es bastante variada. Solo la comunidad de vertebrados está constituida por 8 especies de anfibios, 17 de reptiles, 123 de aves y 38 de mamíferos. Entre los insectos aparecen especies singulares características del macizo como las mariposas Aricia morronensis y Cupido carswelli, entre una estimación de 500 mariposas. Entre los anfibios destaca el sapo corredor, y el sapillo pintojo, además de una pequeña colonia de sapo partero bético​. La diversidad de la comunidad de reptiles incluye, entre otros, al lagarto ocelado, la víbora hocicuda y la culebra bastarda. Pero, sin lugar a dudas, son las aves el grupo mejor conocido. En las masas forestales viven carboneros, mitos y piquituertos. Azores y gavilanes al acecho durante el día. Siendo las nocturnas el cárabo y el búho real, en unos de los escasos puntos de la región donde se puede escuchar su canto. Los bordes del pinar y los setos son preferidos por escribanos, fringílidos y zorzales, y en ellos llegan a ser abundantes las águilas calzadas y reales. La presencia de algunas de estas especies han motivado la declaración de esta área como Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA), de importancia comunitaria en el ámbito europeo, más concretamente por las comunidades de búho real y águila real. Dentro de los mamíferos, por su tamaño y exotismo, el arruí o muflón del Atlas, la estrella de la Reserva de Caza. Introducido en 1970, su población ha crecido rápidamente, produciéndose la declaración de reserva nacional de caza en 1973. Además de esta especie, las ardillas (subespecie endémica), lirones, jabalíes, garduñas, ginetas, tejones y gatos monteses completan en parte el plantel de mamíferos del Parque, donde también ha vuelto a aparecer la cabra montesa.​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X