El Mediterráneo más puro

Menorca es luz, calma, naturaleza. Distinguida como Reserva de la Biosfera, atesora un litoral de calas y playas paradisíacas, y un paisaje interior que enamora a ciclistas y senderistas. A su valor natural suma un patrimonio de yacimientos prehistóricos monumentales, casas de aire señorial y fortalezas. Tradiciones, cultura y gastronomía completan los encantos de un destino que debe descubrirse sin prisas, contagiados por el ritmo apacible de sus privilegiados habitantes.

Entradas similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *