Damaraland es el área de montañas de Namibia y una región de lo más pintoresca, además de enorme, salvaje y hermosa que ofrece al viajero el desafío más aventurero.

Spitzkoppe es el nombre de las montañas que salpican esta zona, con una altura de hasta 1728 metros de altura. Son montañas que aparentan lomas suaves y que sin embargo suponen una escalada que requiere de mucha técnica. El granito de Spitzkoppe tiene unos 700 millones de antigüedad. El viento y los cambios bruscos de temperatura han moldeado aquí un paisaje extraño y muy bello, de formas redondeadas, a veces hasta el punto de formar grandes formas esféricas.

La tierra de los Damara

Esta tierra recibe el nombre de la etnia que pertenece a la mayoría de sus habitantes, los Damara. Se extiende 200 kilómetros al interior de la desolada Costa de los Esqueletos y 600 kilómetros hacia el sur de Kaokoland, en la región de Kunene, abarcando una parte importante de la región administrativa de Erongo y una parte del sur de la región administrativa de Kunene. Es una vasta e indómita área que se considera una de las mas pintorescas del país, con cursos de ríos prehistóricos, profundos barrancos de granito y llanuras de arena.

En estas amplias áreas naturales viven especies adaptadas al desierto, como jirafas, avestruces, gacelas, rinocerontes y elefantes. Precisamente una de las atracciones que más está llamando la atención a los visitantes, es hacer rutas de safari para ver al rinoceronte y los elefantes que se han adaptado a vivir en estas áridas tierras. Los ingresos de estos safaris se destinan a la preservación de estos animales.

Es un área fácil de visitar, aunque con escasa población y escasos servicios, por lo que debemos ser autosuficientes y viajar por lo menos con comida y agua. Para los mas aventureros, si viajamos con equipo de acampada, podremos proponeros el reto de visitar las grandes montañas Brandberg y Spitzkoppe.

Zonas de interés en Damaraland

Twyfelfontein

Twyfelfontein es una zona rocosa situada en el extremo de un verde valle. Con los 2.000 grabados rupestres que aquí se encuentran, es una auténtica galería de arte, declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 2007. Su importancia histórica, geológica y arqueológica lo convierten en uno de los destinos turísticos más populares de Namibia.

Considerado durante siglos por los habitantes de la zona como un espacio sagrado habitado por los espíritus de los difuntos, las primeras noticias que tubo el mundo occidental sobre el lugar, fueron unas noticias publicadas en 1921 por Reinhard Maack. El nombre original del lugar era /Ui-/ /Ais (rodeado de rocas), pero en 1947 el colono europeo D. Levin lo bautizó con el nombre actual de Twyfelfontein, que significa “manantial dudoso”.

La visita se inicia en el centro de visitantes, construido con materiales con materiales reciclados y diseñado integrándose en el entorno. Aquí encontramos paneles informativos con datos sobre la flora y la fauna que se puede encontrar, el significado de los grabados y la historia del lugar. Una serie de caminos de piedra creados para reducir la erosión producida por visitantes, conducen a miradores que permiten disfrutar de una excelente vista de los grabados más importantes.

Estas obras de la Edad de Piedra, probablemente realizadas por miembros de la etina San se realizaron cincelando el vidrio pulverizado que cubre las rocas, y con el tiempo la pátina se ha reformado protegiendo los grabados de la intemperie.

Hay 17 zonas con un total de 212 losas de piedra cubiertos con grabados, aparte de algunos utensilios que utilizaban los habitantes de la Edad de Piedra. Los mas famosos son:

  • El león con el estrechamiento en la cola.
  • La jirafa gigante.
  • El animal fábula.
  • Las obras en el “lugar de ceremonias”.
  • Los grabados simbólicos en las cercanías de las terrazas.

Donde alojarse

Dada la importancia del lugar, sumado a que es un área de paso en ruta desde o hasta lugares como Etosha o la región del Kaokoland, aunque el número de alojamientos es amplio, es uno de los lugares más demandados de Namibia, por lo que es muy importante elegir y reservar alojamiento con mucha antelación.

Uno de los alojamientos más demandados, por su proximidad al área de pinturas rupestres es Twyfelfontein Lodge. Pero las opciones son muchas, aún cuando quedando un poco más alejados. Desde opciones más sencillas tipo tented camps básicos, incluso con zona de camping si llegas con tu propio equipo de acampada, a opciones más lujosas como Damaraland Camp, Doro Nawas, Camp Kipwe o Mowani Camp, que ofrecen alojamiento con actividades guiadas incluidas, y que llevan al viajero a conocer en profundidad esta región, incluyendo experiencias de safari.

Hay otros lugares interesantes cerca de esta zona: la poza de Wondergat (Wondergat sinkhole), las columnas de dolomita (basalto) que han sido reveladas por la erosión, conocidas como los Tubos de Órgano (Organ Pipes) y el volcánico Monte Ardiente (Burnt Mountain), que con su cumbre plana recibe su nombre de los montones de piedra caliza ennegrecidas que se encuentran en su base.

Y también el Bosque Petrificado, que a 42 km al oeste de Khorixas, se encuentra este campo sembrado de troncos de árboles petrificados, que yacen tumbados a lo largo del recorrido. Llegan a tener hasta 34 metros de longitud y 6 metros de diámetro. Se arrancaron hace unos 200 millones de años y fueron arrastrados por la crecida de los ríos, cubriéndolos de sedimentos y posteriormente quedando al descubierto por la erosión.

El proceso de fosilización es muy lento, dando como resultado un producto final que se llama “madera de ópalo ‘, ya que sólo se petrificaron las partes internas de los troncos de los árboles, creando una réplica exacta de cada célula de cada tronco.

Hay que pagar una pequeña cantidad para recorrer la zona, y es obligatorio llevar guía, que viven tan solo de las propinas que les dejan los visitantes. El Bosque Petrificado fue declarado Monumento Nacional el 1 de marzo de 1950.

Macizo de las Brandberg

“La montaña de fuego” (Brandberg) debe su nombre al efecto creado por la puesta del sol en su cara oeste, que hace que el macizo de granito se parezca a una escombrera roja que brilla intensamente en llamas. El Brandberg junto con el Spitzkoppe son los lugares favoritos de Namibia para los escaladores. La cumbre, “Königstein” con sus 2.573 m es el pico más alto de Namibia.

En ambas montañas se encuentra una gran cantidad de arte San. Entre 1977 y 1985, Harold Pager, documentó más de 43.000 gravados pintados en unas 879 rocas diferentes. La obra mas conocida se encuentra en el barranco de Tsisab: “La Dama Blanca de Brandberg”. La figura humana que no representa necesariamente a un macho y mide 40 centímetros, lleva en la mano un arco y flechas, y en la otra, no esta claro si una copa de vino. El cuerpo esta pintado de blanco de pecho hacia abajo, así como su pelo, algo que no es muy africano. Esta pintura tiene alrededor de 16.000 años de antigüedad.

El entorno de Brandberg, proclamado Monumento Nacional en 1951, es un lugar realmente bello con una variedad ecológica rica en especies de plantas raras y notables. Además posee una gran variedad de vida animal, debido a las numerosas fuentes de agua en la montaña. La mejor manera de explorar la Brandberg es realizar la Caminata de ascenso al Brandberg, una visita guiada de 5 días que recorre toda la montaña, ascendiéndola. Para los que no dispongan de tanto tiempo, se pueden hacer rutas de medio día o un día.

El pequeño pueblo de Uis, que nació para alojar a los trabajadores de la mina de estaño, tras su cierre muchos de sus habitantes lo abandonaron. La poca gente que se ha quedado, sobrevive principalmente del turismo, ya que para los viajeros es la única localidad cercana al Brandberg, donde pueden encontrar gasolina y un pequeño supermercado para suministrarse.

Spitzkoppe

Este antiguo volcán formado de roca granítica se alza 1.728 metros por encima de las llanuras de Damaraland, siendo uno de los accidentes geográficos mas reconocidos del país. Se encuentra en el desierto de Namib, entre Swakopmund y Usakos, que es la ciudad más cercana (aproximadamente 50 km de distancia).

Se escaló por primera vez en 1946, y su forma similar solo en el pico con la montaña suiza, le ha dado el apodo de “el Matterhorn africano”.

Otra de las características de la zona, aparte de poseer al igual que su hermana Brandberg muchas pinturas de bosquimanos, son los impresionantes Pondoks que se alzan junto a la montaña. Éstas son otra formación que muestra enormes cumbres de granito. Tiene una cadena en el extremo oriental que ayuda a los visitantes a trepar por la escarpada roca al “Paraíso de los bosquimanos”, un anfiteatro natural que alberga una espléndida área de maravillas florales.

Se pueden realizar excursiones de un día, pero seguro que se queda con ganas de mas. Aunque hay un pequeño puesto que vende alimentos básicos y agua, es mejor ir provistos con todo lo necesario para pasar el tiempo que decidamos estar aquí. Hay bonitos campamentos cuidados por la comunidad local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X