África es el continente por excelencia de los safaris, pero además de ver fauna salvaje, los viajeros pueden encontrar opciones para todos los gustos. Su tamaño, su variedad de paisajes y tribus, su historia y desarrollo actual y su diversidad, la convierten en un continente único. Por todas estas razones África ofrece cientos de experiencias para todos esos viajeros diferentes.

África para aventureros:

Hay viajes y viajes, pero para los aventureros empedernidos, aquellos que buscan emociones fuertes y mucha adrenalina, África es un destino único. De norte a sur o de este a oeste, la oferta es de lo más variada. Los más aguerridos pueden vivir la experiencia de nadar entre tiburones metidos en una jaula en las frías aguas de Sudáfrica. O bien, los amantes de la montaña tienen su próximo reto en escalar las cumbres nevadas del Kilimanjaro en Tanzania. Para los que prefieran el agua o la arena,  hay posibilidades de hacer un rafting extremo en las Fuentes del Nilo en Uganda o esquiar sobre las dunas de la costa de Namibia.

África para los “gourmet” y amantes del vino:

Sudáfrica es uno de los mayores productores mundiales de vino y sus afamados caldos se encuentran en las cartas de los mejores restaurantes del mundo. Así que, además de por sus safaris, Sudáfrica y sus viñedos son visita obligada para los amantes del vino y la buena mesa. Stellenbosch, situada en la región del Cabo, podría considerarse la capital del vino y es la segunda ciudad más antigua del país. Su origen se remonta a la época de las colonias, en 1652, cuando el holandés Jan Van Riebeeck creó la base de abastecimiento para la Compañía de Indias y fue el encargado de traer  las cepas de las vides a este territorio.  Todo un acierto ya que hoy los viajeros pueden disfrutar de rutas enológicas y gastronómica de primer nivel y seleccionar entre las más de 150 bodegas que existen en esta zona del país. Un  lugar que brinda experiencias únicas a los “bonvivant”.

África para los amantes de los animales:

¿Qué mejor que un safari en Kenia y Tanzania? Para muchas personas, su sueño desde la infancia es poder ver de cerca y con sus propios ojos a la lejana fauna africana que se ve en los documentales. Ese sueño de avistar a los Cinco Grandes, de poder seguir los pasos de la Gran Migración tiene todas las “papeletas” para cumplirse haciendo un safari en Kenia y Tanzania, únicos lugares del mundo donde se produce la mayor migración de mamíferos de la tierra. Sin dudas, el mayor espectáculo natural, un MUST.

África para los amantes de la playa

En África hay muchas playas, pero si tenemos que elegir  un destino el océano índico es uno de nuestros favoritos para visitar después de hacer un safari. Allí se encuentran dos de las islas más aclamadas por los viajeros, Zanzíbar y su melliza Pemba. Sin embargo, a pesar de su proximidad, son destinos muy diferentes.

 
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X